¿QUÉ ES MEJOR PARA PERDER GRASA, CORRER RÁPIDO O DESPACIO?

Para poder dar respuesta a la pregunta de si debes correr rápido o despacio para adelgazar, hay que tener claras una serie de consideraciones:

  • En cuanto iniciamos una actividad aeróbica, empezamos a gastar energía inmediatamente, pero nuestro cuerpo sólo «saca» la grasa acumulada después de al menos 20-30 minutos desde el inicio de la actividad, en este caso la carrera. En este sentido, correr lentamente durante periodos más largos es más eficaz para perder peso que correr a toda velocidad durante unos minutos.
  • El nivel de condición física es clave para determinar si es mejor correr lento o rápido para perder peso. Recuerda que tu cuerpo es una máquina perfecta que se adapta a las exigencias de la situación en poco tiempo. Un corredor principiante que corre a un ritmo moderado probablemente quemará más calorías al mismo ritmo que un corredor con un nivel de fitness superior. Por lo tanto, la solución ideal es empezar a correr a un ritmo lento o moderado y, sólo cuando notes que ese ritmo ya no favorece la pérdida de peso, aumentar el ritmo o intentar combinar un ritmo cómodo con intervalos de alta intensidad.
  • Unos minutos de carrera requieren el máximo esfuerzo. Los músculos trabajan más y tardan más en recuperarse que cuando se corre a un ritmo más lento. El sprint final significa que el consumo de calorías continúa después de la actividad (período EPOC), lo que tiene un impacto directo en la pérdida de peso.

Correr más deprisa o más despacio depende de múltiples factores, desde tu propia constitución y tus preferencias, como el tipo de cuerpo así como el nivel de condición física y de resistencia. Aquí hay te dejamos tres maneras de ayudarte a perder peso corriendo.

La primera opción es el método LISS, se trata de un nuevo método de entrenamiento que puede utilizarse en varios deportes aeróbicos. En el caso de la carrera a pie, se trata de una carrera más larga, de al menos una hora, pero a un ritmo lento, en el que el nivel de esfuerzo es constante y constante. Se ha demostrado que esto quema calorías adicionales.

El segundo método es el HIIT. Se trata de un entrenamiento que implica intervalos de alta intensidad. Se recomienda especialmente a los corredores que ya han realizado un entrenamiento importante. El objetivo es incorporar varios minutos de carrera de alta velocidad intercalados con carreras de ritmo lento. Aprende a mejorar tu técnica de sprint, ya que el sprint definitivo es ideal para la pérdida de grasa y de peso con el tiempo.

Incluyendo las colinas. Esta opción es similar a la anterior, pero basada en la dificultad de la ruta en lugar de la velocidad. Si quieres perder aún más peso mientras corres, haz una parte del recorrido cuesta arriba y tu gasto calórico puede duplicarse en este tramo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Envía un mensaje
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?